Lechazos que se estampaban siempre entre el costado izquierdo de su rostro y la pared de la habitación donde, según contó, los lechazos iban certeros a un poster de mediados de los años ochenta del siglo pasado, doble página en despliegue pegada...

Close