La Esquina

La Esquina

Supongo que imbuido por el Síndrome de Estocolmo -aunque, Londres sería el topónimo más propio-, mi primer almuerzo de regreso a Barcelona fue un “brunch” en tierra de guiris y de la mano de un chef londinense. Un “brunch” pues, en el res...

Close