Esto es favor y si se pudiese darle más precisión al lenguaje, un despliegue a la manera de un estampido de llamas sería la fuerza motora a escribir cómo a los 32 años, el bastardo de Vélez Sarsfield, pasó de una empresa en Puerto Gaboto a, tr...

Close