Aquí, como en la víspera de una revolución, entonces, me detengo. Hay demora. Una demora de lo que impide la satisfacción es sin duda el sacrificio más aborrecido en nuestro mundo entregado a la velocidad y a la aceleración del esclarecimiento...

Close