Cuántas diferencias...

Cuántas diferencias...

[Después de una pausa obligada, retomo el blog. Tanto y tantos han conspirado para que lo deje...]¡Qué bellas orquídeas me encontré hace dos días en la oficina del trabajo! ¿Cumpleaños? No, descartado. ¿Soborno de algún estudiante? No, desc...

Close